Volver
Gran Duque de Alba
Gran Duque de Alba

PRODUCCIÓN

El brandy Gran Duque de Alba es espíritu de vino. Su materia prima es el resultado de la destilación de buenos y equilibrados vinos, y su proceso de envejecimiento el mismo que el de los vinos de Jerez. Un complejo sistema "dinámico", denominado de "criaderas" y "soleras", exclusivo de la zona.

En esencia se trata de un almacenado de botas divididas en escalas, cada una de las cuales está formada por un número aproximadamente igual de vasijas (“botas” en Jerez). La primera de estas escalas es la solera, que contiene el brandy Gran Duque de Alba más añejo, siguiéndole por orden de antigüedad la primera criadera y a ésta la segunda criadera, etc. De la solera se extrae -la misma cantidad de cada una de las botas y no más de un tercio del contenido total- el brandy para embotellar, una operación que se denomina "saca". El brandy sacado de la solera se repone con la misma cantidad de la primera criadera y ésta con la de la segunda criadera, y a sí sucesivamente. Es lo que se conoce como "rocío". Con ello se consigue que el consumidor disfrute siempre de un brandy Gran Duque de Alba con el mismo sabor, aroma y olor, y con idéntica calidad. Tal es el resultado de la homogeneización que se consigue con este sistema a diferencia del sistema “estático” de añadas con el que vinos de una misma marca varían de calidad según la cosecha.

La importancia de la madera es fundamental en el proceso de envejecimiento del los brandies Gran Duque de Alba. No sólo por tratarse de botas de roble americano -cuya porosidad y capacidad de cesión es la más adecuada- sino, sobre todo, por el hecho de que han contenido previamente alguno de nuestros extraordinarios Vinos de Jerez.

Dependiendo del vino que hayan criado, dotarán al Brandy de características y matices singulares: el oloroso ‘Dry Sack 15 años’ para GDA, el Pedro Ximénez ‘Don Guido’ para GDA XO y el Palo Cortado ‘Dos Cortados’ para GDA Oro. Marcas de Williams & Humbert que han sido premiadas internacionalmente con una vejez, en el caso de los dos últimos de más de 20 años certificada por el Consejo Regulador de Jerez-Xérès-Sherry.

El tiempo transcurre lentamente en el interior de las Bodegas Williams & Humbert donde reposan en silencio las botas de roble americano que contienen los brandies Gran Duque de Alba. Un tiempo de envejecimiento de 10 años para GDA, 15 para GDA XO y 20 para GDA Oro. Brandies que fusionan una complejidad de sabores y aromas que sólo el tiempo ha podido conjugar de manera tan armoniosa.

El tiempo hace atesorar a la gama de brandies Gran Duque de Alba matices, sabiduría, dignidad, esplendor...

Gran Duque de Alba
s